Aviario Colomer

Criador nacional D-512

Con la llegada del otoño y la proximidad de la temporada de concursos, es el momento de empezar a ir sacando de las voladeras los ejemplares que vayan destacando y alojarlos en las jaulas de cria, para que poco a poco se vayan acostumbrando a un espacio más reducido.
En primer lugar al cogerlos debemos comprobar si tienen las remeras y timoneras completas, para que en caso de tener alguna en mal estado poderlas arrancar para que les vuelvan a crecer y esten en condiciones de poder concursar, siempre que sean intensos o nevados, ya que los mosaicos tanto lipócromos como melánicos y los alas blancas, no podremos arrancarles ninguna pluma, ya que de hacerlo les saldrán pigmentadas y por tanto serán penalizados en los enjuiciamientos.
Debemos de seguir dándoles la pasta con el pigmentante a los que tengamos seleccionados para concursar, sin embargo a los adultos y a los demás ejemplares ya no es necesario, lo que nos permitirá ahorrar en un gasto innecesario.
Al cabo de unos dias cuando veamos que ya están adaptados al nuevo espacio más reducido, podemos empezar a ir pasándolos por las jaulas de concurso. Lo ideal de una jaula de concurso es tener el comedero y el bebedero a la altura de los posaderos, lo que les permitirá comer y beber sin necesidad de posarse en la parrilla, con lo que eliminaremos el riesgo de estropearse la cola, mis ejemplares pasan temporadas largas en las jaulas de concurso y prácticamente no se me estropea ninguno. esta práctica es muy importante si deseamos sacarles el máximo provecho a los ejemplares con vistas a los concursos.
Cuidar también la alimentación en esta época, ya que al estar ubicados en espacios más reducidos y por tanto hacer menos ejercicio son más propensos a engordar y por consiguiente a perder la forma, por lo que no debemos darles una alimentación rica en grasas, particularmente solamente les doy alpiste y en una bizcochera pequeña que introduzco en la jaula, tres veces a la semana les doy bizcocho mórbido con el aporte del pigmentante.
Finalmente desearles una buena temporada de concursos, Un saludo

Después de un cierto tiempo sin actividad en este blog, y llegando casi al final del verano, comenzamos una nueva etapa en el discurrir del año ornitológico.
Al final de la cria he anillado 700 pichones, o sea, he terminado todas las anillas, en difinitva ha sido un buén año de cria, teniendo en cuenta que a la mayoria de las parejas solamente les dejo hacer de dos o tres posturas, y al final de mayo doy por terminada la cria.
En estas fechas a primeros de septiembre tengo la mayoria de ejemplares mudados, solamente faltan por mudar los de la última puesta, y como viene siendo habitual en mi aviario, sin ningún tipo de problema, no obstante toquemos madera por que nunca se sabe en un aviario lo que nos puede ocurrir.
Al contrario que el año pasado, he sacado bastantes pichones de todas las variedades que crio, el año pasado prácticamente saqué muy pocos Topacios y Brunos mosaico, cuando este año tengo una buena colección de ambos, de rojos, rojos marfiles y alas blancas he sacado una buena cantidad al igual que de ojos rojos tanto en intensos y nevados como en rojo mosaico.
Por consiguiente cantidad suficiente en todas las variedades para poder seleccionar y concursar con cierto optimismo.
Como ya he repetido varias veces en este blog, no soy partidario de tocar ni sacar ningún ejemplar de las voladeras hasta finales de septiembre o primeros de octubre, hay que dejarlos que cierren bién la pluma y cuando vaya refrescando el tiempo será el momento oportuno de ir sacando y seleccionando los que destaquen para concursar.lo normal en estas fechas es que al cogerlos nos quedemos con plumas en la mano al menor movimiento del canario, es mucho mejor esperar y no arriesgarnos a perder ejemplares para concurso. Un saludo

Aunque se dice que en la cria de rojos, se deben seguir dos lineas de cria distintas, una para sacar buenos intensos y otra para nevados, particularmente siempre he hecho las parejas con el objetivo de sacar buenos nevados, y sin embargo he conseguido medallas tanto en individuales como en equipos en intensos en Campeonatos de España y del Mundo, lo que viene a demostrar que tampoco es necesario seguir al pie de la letra la teoria de las dos lineas de cria.
Sinceramente creo que lo más dificil es sacar buenos nevados, sobre todo una buena linea de nevados, ya que de cualquier pareja de rojos te puede saltar un buén intenso, pero sin embargo es mucho más dificil sacar un buén nevado, si no tienes bién fijada una buena linea de nevados.
La difinición del rojo nevado en el standar del colegio de jueces, es muy clara y sencilla, un buén nevado tiene que tener una nevadura fina y uniforme por todo el cuerpo, y a veces vemos ejemplares premiados sin casi nevadura por el pecho, aunque se puede considerar un nevado óptimo con nevadura bién repartida por todo el cuerpo inccluido los flancos a excepción de la parte más central del pecho, cosa más dificil, pero al observarlo aparentemente lo vemos cubierto de nevadura.
Como decia en el anterior artículo, las hembras nevadas tienen que tener mucha más nevadura que los machos, pero uniforme y bién repartida, las hembras intensas hay que elegir las hermanas de buenos nevados, sin importarnos que tengan algo de nevadura, y los machos intensos a ser posible hermanos de buenos nevados, actuando de esta forma estaremos creando una cepa de rojos seleccionados en base a conseguir buenos nevados sin desmerecer los rojos intensos que obtendremos aplicando esta selección.
Otra mania muy extendida es criar con ejemplares grandes, cuando la mayoria de las veces, es debido a la mayor cantidad de pluma, hay que elegir ejemplares cortos de pluma, con un buén lipócromo y una buena categoria, y en el momento de formar las parejas, tratar de compensarlas, si el macho es más grande y cun plumage algo largo, acoplarlo con una hembra más cortita de pluma, olvidarse de las cabezas grandes y tonterias por el estilo que tanto proliferan, un canario de color debe tener la forma de un canario de color y nunca la forma de uno de postura, cosa que está ocurriendo con los blancos recesivos, cabezones, sin casi cuello, cuerpo abonbado que parecen glosters, para mi gusto y aplicando bién el standar del colegio, son una birria de ejemplares, pero cada uno es libre de actuar como quiera. Un saludo a todos.

Posiblemente sea una de las variedades de canarios de color que más se crian y concursan en cualquier evento que se realiza a lo largo y ancho de nuestra geografia y por supuesto en cualquier certamen a nivel internacional.
A tenor de lo expuesto resulta bastante complicado obtener premios en esta variedad. En mi vida como aficionado los he criado y concursado casi desde el principio de mis inicios como criador, y a dia de hoy puedo sentirme satisfecho por los logros conseguidos, cincuenta y dos medallas en total entre campeonatos de España y Mundiales.
Aunque no lo parezca es bastante complicado mantener el nivel durante años, lógico por la gran competencia que existe, y al contrario que en otras variedades hay que criar con muchas parejas, como ejemplo de lo dicho, todos los años pongo 24 parejas de melánicos con factor, 8 de brunos rojo mosaico, 8 de brunos opales rojo mosaico y 8 de agatas topacio rojo mosaico, en las tres variedades con solamente ocho parejas he conseguidos varias medallas en nacionales y mundiales, tanto en individual como en equipos y sin embargo en los rojos, todos los años crio con 52 parejas entre ellas unas 6 o 7 con ojos rojos. y para conseguir premios y poder hacer equipos resulta bastante más complicado.
De siempre se ha creido que el éxito radicaba con obtener F1 o descendencia muy próxima con el cardenalito, cuando en realidad no hace falta, ya que con una buena técnica de coloración y sabiendo elegir los ejemplares adecuados, se pueden obtener ejemplares de calidad, simplemente formar bién las parejas, con pájaros cortos de pluma, un buén lipócromo y una buena nevadura.
En el momento de elegir las hembras para la reproducción, tenemos que dejarnos de manias y costumbres adquiridas, una hembra intensa aunque tenga algo de nevadura puede ser muy buena para criar con ella y las hembras nevadas tienen que tener mucha más nevadura que los machos pero muy uniforme por todo el cuerpo, si elegimos hembras nevadas con nevadura parecida a los machos, la descendencia nos saldrá con buena nevadura en la espalda pero con ausencia de ella en el pecho. Sobre este tema publicaré otro artículo en este blog. Un saludo.